Bujalance se hace con el derbi ante Villa del Río 1 – 0

FÚTBOL .- FCO JOSÉ GARCÍA -. Se suele decir, que el fútbol es un deporte que se juega en un rectángulo de una superficie aproximada de entre 6500 y 7000m2, pero que se decide en otros de menores dimensiones llamados áreas. Y eso fue lo que ocurrió en el duelo de rivalidad comarcal entre la A.D.F.B. Bujalance y el Villa del Río C.F. Un partido en el que predominó la igualdad y el equilibrio de fuerzas en la mayor parte del terreno de juego, menos en las áreas, donde los bujalanceños se mostraron firmes en defensa y supieron aprovechar una de sus escaramuzas ofensivas. Al final, el solitario gol de Manu Reina terminó por decantar la cita a favor de los locales.

El Villa del Río mejoró su imagen pero careció de mordiente ofensiva

Sorprendió el Villa del Río desde el mismo pitido inicial, al mostrarse como un equipo muy intenso y competitivo, que adelantaba mucho su línea de presión y que buscaba hacerse con el balón. Como si los pupilos de José Antonio Saucedo

quisieran resarcirse de inmediato de la penosa imagen dada en su anterior cita liguera en el Juan Cortés de Belmez. Fruto de ese esperanzador arranque sería la inmejorable ocasión para marcar que tuvo Jesús Madueño. Corría el minuto tres de juego, cuando tras un saque de falta botado por Edu Carriel, el balón tras pasearse por el corazón del área chica, llegaba al capitán rojillo, que desmarcado en el segundo palo, remataba de cabeza, inexplicablemente fuera.

Ese fue, quizás el único lunar defensivo de un Bujalance que también se empleaba con mucha intensidad en todos los balones, lo que hacía que el partido estuviera entretenido. El balón deambulaba en medio campo y las acciones de ataque eran escasas. Si en el cuadro local era Manu Reina, el que por banda izquierda trataba de crear peligro con su calidad y su visión de juego, en los visitantes, con dos bandas muy abiertas, era por esa zona donde trataban de buscar una posible vía de penetración.

Un remate del local Alberto (min.18), desde la frontal y una falta lanzada por el visitante Edu Carriel (min. 26), supusieron el único trabajo reseñable, para ambos porteros en este primer periodo.

Tras el descanso, ambos entrenadores tratan de revolucionar sus tácticas ofensivas con la entrada de Rafalillo y Juanpe, aunque este último ya había saltado al terreno de juego en los últimos minutos, antes del paso por vestuarios.

El juego sigue por los mismos derroteros, mucha intensidad, mucha presión y una exhibición de derroche físico en ambas formaciones. Pero el partido comienza a desequilibrarse con la aportación del recién entrado Rafalillo, que comienza a castigar el costado zurdo de la zaga villarrense con su velocidad y su desborde.

Dos desbordes del siete local (min. 56 y 65) dejan sendos balones francos a Juan Ángel en el área, pero en el primero su remate se fue fuera y en el segundo, al que llegó muy forzado, el balón llegó manso a las manos de Mathius.

Un solitario gol de Manu Romero decide el derbi comarcal

Hasta que a la tercera, llegó el gol que decidió el partido. Nueva escapada de Rafalillo que desborda a Zamora y su centro al área es cazado por Manu Romero, que de fuerte zurdazo, bate a Mathius.

Quedaba poco más de un cuarto de hora, para que el Villa del Río tratara de evitar una nueva derrota. El equipo lo intentó, puso empeño y buscó el balón, pero su línea de ataque careció de mordiente. Y eso que Saucedo intentó mover efectivos y cambiar posiciones, pero sus delanteros tuvieron la pólvora mojada. De hecho muy pocas intentonas,tan solo reseñar un disparo de lejano de Juanpe (min.78) que obligó a Juanjo a despejar a corner y un remate de cabeza de Salinas, en el tiempo añadido, donde el balón fue a las manos del portero. Un escaso bagaje para tratar de derrocar la solidez defensiva del conjunto verdinegro.

Al final, la victoria y los tres puntos se quedaron en el casillero de un Bujalance muy necesitado, tras haber sumado tan solo uno de sus últimos nueve puntos posibles. Por su parte, el Villa del Río mejoró su imagen con respecto a la cita precedente, pero sin gol y sin casi ocasiones, es casi imposible ganar un partido. Ahora la competición se toma un cierto respiro de dos semanas de duración, para poder disfrutar de las fiestas navideñas. Unas vacaciones que para la Peña de Los Leones de Pozoblanco y el Villa del Río C.F. serán de menor duración, ya que el próximo domingo día 27 de diciembre, a partir de las 12:30 horas, disputarán en el Eleuterio Olmo Bermejo pozoalbense, su partido correspondiente a la jornada 7 y que fue suspendido en su día por tener el cuadro local varios positivos COVID-19 en su plantilla

A.D.F.B. BUJALANCE 1 VILLA DEL RÍO C.F. 0

Bujalance- Juanjo, Salchi, Manu Romero, Ortega, Rafa Rojas, Alberto, Rafa Gómez, Barbecho, Almirón, Manu Reina y Juan Ángel. También jugaron: Manu García, Rafalillo, Tomás y Juan Antonio.

Villa del Río- Mathius, Álvaro, Zamora, Vidosa, Salinas, Madueño, Alfonso, Sanroque, Zamorita, Edu Carriel y Luís. También jugaron: Juanpe, Agudo, Hugo, Fran Kiki y Soto.

Árbitro- Tomás Centella García. Estuvo auxiliado en las bandas por Maya Cubero y Martín Prieto. Amonestó a los locales Almiron, Rafa Rojas y Rafalillo y a los visitantes Zamora, Álvaro y Salinas.

Goles- 1-0 (min. 72) Manu Romero.

Incidencias– Partido correspondiente a la 8ª jornada del grupo 1 de la Primera Andaluza de Córdoba.

El partido se disputó en el Estadio Municipal de Cañete de las Torres, por encontrarse el terreno de juego bujalanceño, en plenas obras de sustitución de su maltrecho césped artificial. Y lo hizo a puerta cerrada, por decisión del Ayuntamiento de Cañete de las Torres, como propietario de las instalaciones deportivas, como medida previsora para evitar posibles contagios Covid. Así que apenas una quincena de espectadores, entre directivos, jugadores no convocados y prensa pudimos presenciar esta cita deportiva, que fue televisada en directo, a través de internet, por el canal de Youtube de Netalgu TV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − cinco =

A %d blogueros les gusta esto: